A menos de una semana de que Rubén Oseguera González, el “Menchito”, fue extraditado a Estados Unidos (EU), ayer autoridades de ese país detuvieron a Jessica Johana Oseguera.

Ambos son hijos de Nemesio Oseguera Cervantes, alias el “Mencho”, líder del cártel Nueva Generación.

De acuerdo con el Departamento del Tesoro de EU, Jessica Johana es propietaria de empresas que lavan dinero a organizaciones criminales en México.

Entre las que están Las Flores Cabañas, en Tapalpa; Mizu Sushi, en Puerto Vallarta, y el tequila Onze Black, que se vendía en la nación norteamericana.

Actualmente, el listado de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) tiene fichadas a 322 compañías mexicanas por sus nexos con la delincuencia organizada. La mitad está en Jalisco (158) y casi una tercera parte (102) en Guadalajara.

El 20 de febrero, el “Menchito” fue extraditado a EU luego de que una Corte federal de Columbia lo requirió para ser juzgado por conspiración para traficar droga a ese país.

Apenas en septiembre había sido trasladado al ala de máxima seguridad del Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 11, alzado en Hermosillo, Sonora.

En 2019, su defensa se quejó ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pues consideró que su proceso de extradición estaba plagado de irregularidades.

Ante este hecho, el Consulado de EU en Guadalajara lanzó una alerta a sus ciudadanos que habitan en la metrópoli. Les sugirió monitorear las noticias locales para estar actualizados y mantener conciencia de la situación.

Desde 2015, el Gobierno de EU incrementó el cerco al “Mencho” tras incluirlo entre los principales objetivos de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). Ofreció hasta cinco millones de dólares por datos que permitan capturarlo.