Miércoles de Ceniza, diferente al de años anteriores

26

Debido a la contingencia sanitaria por COVID-19, para asistir al miércoles de ceniza, se debieron acatar protocolos, uno de ellos evitar el contacto físico.

Durante el día de ayer miércoles 17 de febrero, las iglesias realizaron actos diferentes a los acostumbrados para poner la Ceniza a sus fieles, en el que evitar contacto físico fue parte de la logística, por lo que el polvo fue puesto sobre la cabeza, o bien, cada persona lo tomaba de sobres o recipientes, esto con el fin de evitar la propagación del nuevo virus.

Así mismo, la sana distancia tuvo que hacerse presente para poder seguir con el acto de Miércoles de Ceniza, siendo una de las principales medidas para cada templo.

El poner la ceniza sobre la cabeza de cada uno también se aplicó en la Catedral Metropolitana, con el obispo auxiliar electo de la Arquidiócesis de Guadalajara, Manuel González Villaseñor, en lugar del arzobispo de Guadalajara, José Francisco Robles Ortega.

La dinámica fue diferente en los diferentes templos. La ceniza se dejó en recipientes o sobres, donde los mismos seguidores agarraban y se ponían sin la ayuda del obispo, con el fin de evitar el contacto físico, algo distinto a lo común.

Los sobres impartidos en sobres pequeños, contenían una guía celebrativa para que los individuos o familias para hacer conciencia de la situación actual con relación al COVID-19.

Compartir.