Noticias de Puerto Vallarta

Pasa 30 horas con su esposa fallecida en casa por no tener dinero para gastos funerarios

1,421

El adulto mayor de 65 años explicó que no tenía dinero y que ni él ni su difunta esposa recibían apoyo económico por parte de sus hijos. DIF de Torreón y vecinos apoyaron para realizar el funeral.

Torreón, Coahuila. Un adulto mayor de 65 años pasó 30 horas con el cuerpo de su esposa fallecida en el interior de su domicilio ubicado en el fraccionamiento Ana en Torreón, Coahuila. Esto debido  a que el señor no contaba con el dinero para cubrir los gastos fúnebres.

Don José Manuel García dijo que su esposa falleció la madrugada del miércoles, pues a las 9:00 de la mañana cuando la intentó despertar la señora no respondió.

Paramédicos de la Cruz Roja acudieron al domicilio, sin embargo, al revisar a la señora María Virginia Robledo de 65 años se percataron que no contaba con signos vitales. La fallecida padecía de insuficiencia respiratoria, causada por inflamación en los bronquios.

Al lugar arribaron elementos de la Policía Municipal, quienes le recomendaron que se pusiera en contacto con el Ministerio Público, para que este tomara conocimiento y extendiera un certificado de defunción. Sin embargo, los agentes del Ministerio Público no se presentaron debido a que el fallecimiento fue por causas naturales y no por causas legales.

Personal de una funeraria acudió a la casa del señor José Manuel a brindar los servicios fúnebres, pero como este no contaba con recursos económicos, los empleados de la funeraria se retiraron.

Su caso llegó al personal del DIF, el cual le brindó la atención necesaria y envió al mediodía de este jueves al personal de la misma funeraria, a que recogieran el cuerpo de María Virginia para que sus familiares la velarán.

El afectado dijo sentirse agradecido con todos sus vecinos, quienes al final, le tendieron la mano. El señor José Manuel es pensionado del Ayuntamiento de Torreón, ya que durante muchos años trabajó como plomero en el Departamento de Parque y Jardines, por lo que recibe una pensión modesta y  no le alcanza para sus propios gastos.

El ahora viudo vive en una pequeña y humilde casa y manifestó que él y su difunta esposa no reciben apoyo económico por parte de sus hijos.

 

FUENTE: MILENIO

Compartir.