INAH revela hallazgo de la ‘Noche triste’: un lingote de oro

238

El arqueólogo que lideró el proyecto de investigación señaló que para el análisis se utilizó fluorescencia de Rayos X, y una técnica multielemental de alta sensibilidad no invasiva y rápida.

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) confirmó este jueves que un lingote de oro, que forma parte de su exposición ‘Noche triste’ de este año, data de hace 500 años y coincide con la huida de Hernán Cortés.

El instituto señaló en un comunicado que, entre los episodios del proceso de Conquista que serán rememorados este 2020, existe un testimonio material único: un tejo de oro que se hundió en los canales de México-Tenochtitlán.

“Gracias a análisis científicos recientes, es posible afirmar que sí corresponde a la huida de la isla, emprendida por Hernán Cortés y sus huestes el 30 de junio de 1520”, expuso el INAH en un comunicado.

El lingote, de 1.930 kilogramos, fue descubierto a mediados de 1981, durante la construcción de la Banca Central (Bancen), en las inmediaciones de Avenida Hidalgo.

En 2019, Francisco Bautista, empleado del Sistema de Administración Tributaria, ubicada en esa zona, lo encontró a 4.80 m de profundidad y se encargó de entregarlo a los arqueólogos.

“Lo interesante es que la ubicación del hallazgo concordaba con el camino seguido por Cortés y sus hombres en la ‘Noche triste’: el canal de Toltecaacaloco; quedando sepultado en su lecho, hasta que casi 460 años más tarde fue descubierto por don Francisco”, señala el instituto.

El ‘tejo de oro’ llegó a las manos del director general del INAH, a manos de Gastón García Cantú, quien a su vez le informó al mandatario en turno José López Portillo.

Pese al hallazgo, el doctor Leonardo López Luján, director del Proyecto Templo Mayor (PTM), del INAH, señaló que, pese a las coincidencias de los hechos históricos con la barra metálica analizada, es necesario hacer nuevos estudios.

“A pesar de la ubicación del hallazgo, el 13 de marzo de 1981, al norte de la Alameda Central, en correspondencia a la ruta de la célebre fuga; y las características propias de la barra metálica, la cuales coinciden con bastante exactitud a las referidas en fuentes históricas, se consideró necesario hacer nuevos estudios con tecnología de punta para autentificarla”, refirió.

El estudio ‘El tejo de oro’ forma parte de las colecciones del Museo Nacional de Antropología (MNA); junto con seis piezas del Penacho de Moctezuma del Weltmuseum de Viena, y el Guerrero de Texcoco del Museum of Art de Cleveland.

“En fechas recientes realizamos 23 lecturas de XRF en regiones distintas de esta pieza y, como consecuencia, descubrimos que era muy homogénea químicamente: con porcentajes variados de oro, plata y de cobre.

Si se comparan estos valores con los consignados en la gráfica de zonas geográficas mesoamericanas de uso, nos percataremos que el lingote se sitúa dentro del grupo de piezas recuperadas por el Proyecto Templo Mayor”, detalló.

El arqueólogo concluyó que el lingote fue elaborado entre noviembre de 1519 y junio de 1520, por los “plateros” de Moctezuma que residían en Azcapotzalco, bajo la supervisión y los estándares de los conquistadores españoles. Se confeccionó en las Casas Viejas de Axayácatl, fundiendo un conjunto de joyas e insignias de orfebrería mexica, a una temperatura de 950° C.

“El ‘tejo de oro’ se exhibe en el Museo Nacional de Antropología como dramático testigo material de la Conquista española y testimonio arqueológico único de la llamada ‘Noche triste’”, finalizó.

Compartir.