Noticiero Digital de Puerto Vallarta

Toyota detiene envío de autos debido a pruebas de choque inadecuadas realizadas por su filial

158

Toyota ha tomado la decisión de detener los envíos de un modelo de automóvil después de descubrir que una de sus filiales llevó a cabo pruebas de choque de manera inadecuada. Esta situación representa el último problema embarazoso para el principal fabricante automovilístico de Japón.

El viernes por la noche, Toyota reveló que 56,111 vehículos híbridos Toyota Raize producidos por Daihatsu Motor Co., una empresa propiedad total de Toyota y especializada en modelos pequeños, se vieron afectados por las pruebas defectuosas. Además, 22,329 vehículos vendidos como Daihatsu Rocky también están involucrados en esta situación. Todos los vehículos fueron vendidos en Japón.

Las pruebas de choque inadecuadas consistieron en utilizar los resultados de un poste utilizado para medir el impacto en el lado izquierdo como referencia para el lado derecho, cuando ambas partes debieron ser evaluadas, según precisó Daihatsu.

La semana pasada, Toyota Motor Corp. admitió otro problema vergonzoso: una filtración de datos en su servicio en línea Connected, administrado por una empresa del grupo. Esta violación de seguridad afectó a más de 2 millones de vehículos y abarcó una década de información de los conductores.

El mes pasado, se reveló otro problema relacionado con pruebas de choque en modelos fabricados por Daihatsu y vendidos en el extranjero, impactando a 88,123 vehículos. Se encontraron irregularidades adicionales en el mercado japonés después de una revisión adicional, según informaron los fabricantes de automóviles.

Este último incidente afectó al Toyota Yaris ATIV (vendido en México, Tailandia y algunos países del Golfo Pérsico), al Perodua Axia (vendido en Malasia) y al Toyota Agya (vendido en Ecuador).

Daihatsu se disculpó por estos incidentes y ha formado un equipo de terceros para investigar el caso. Aunque no se ha ordenado una retirada de los vehículos del mercado, la empresa afirmó que los automóviles afectados siguen siendo seguros para su conducción y expresó su pesar por no haber cumplido con los estándares de inspección.

Compartir.